Depende de ti mismo

Ya lo decía Stephen Covey en su principio 90/10 afirmando que el 10% de la vida está relacionado con lo que te pasa y el restante 90% está determinado por la forma en que reaccionas a lo que te pasa. ¿Qué significa esto? Que realmente no tenemos el control del 10% de lo que nos sucede, no podemos evitar que la empresa haga un ERE, que nos despidan y que nos sucedan cosas aún mucho peores; pero si tenemos el poder de reacción ante las circunstancias. La forma en cómo nos afecte (la emoción) y cómo actuemos depende exclusivamente de nosotros mismos. ¿Has perdido el empleo? Cuanto antes decidas seguir adelante, usar el tiempo y la energía para encontrar otro trabajo antes sentirás que tu vida cobra de nuevo sentido. Hay tres actitudes fundamentales para “afilar” el hacha en esta etapa de la vida. Me gusta llamarlas, actitudes multiplicadoras.

  1. Proactividad asumiendo  la responsabilidad de tu vida. Cuanto antes abandonemos el papel de víctima de las circunstancias, dejemos de comportarnos reactivamente  y asumamos el papel de protagonista de nuestra vida, antes alcanzaremos la etapa de sentirnos capaces de realizar cualquier cosa y no temer enfrentarnos a nuevas situaciones. Permanecer enganchados a etapas y pensamientos negativos consume toda nuestra energía y no lleva a ningún sitio.   Recomiendo la visualización de esta ponencia de  Fred Kofman – “Vida, libertad y conciencia”
  2. Actitud mental positiva, tratando de esforzarse por hacer un listado de las oportunidades que surgen a partir de este momento. Por ejemplo, redefinir los objetivos profesionales, desarrollar otro oficio o simplemente estudiar y formarse como siempre ha deseado y nunca ha tenido tiempo. Hacerse preguntas potentes es una vía positiva de enfocar el futuro ¿Qué le apasiona a uno? ¿a qué se quiere dedicar uno el resto de su vida?  ¿Dónde se quiere estar dentro de un año? ¿cómo se sentirá? ¿Qué estará haciendo en ese tiempo? ¿cómo será un día normal? ¿cómo está todo esto relacionado con los valores de la vida de uno? ¿Quién puede apoyar en este proceso? Reflexionando sobre estas potentes cuestiones se estará dando un paso muy importante hacia el futuro que uno mismo diseña.
  3. Creatividad. El proceso de búsqueda de un nuevo empleo debe considerarse un trabajo que debe primar la creatividad. No nos engañemos, no vamos a encontrar el empleo “gemelo” al que teníamos y estamos en un mundo donde impera la competitividad. Si ofrecemos más de lo mismo puede que nos cueste conseguir nuestro empleo soñado. Por ello, es importante afilar la habilidad creativa, diferenciarse. Pero, ojo; no hace falta sacarse una nueva profesión de la chistera sino de agudizar el ingenio, sacar un pequeño matiz, un contexto diferente y… crear una marca personal propia. Pero esto es tema de otro post…

De ti exclusivamente depende asumir la responsabilidad y ser el protagonista de tu vida, vivir positivamente y soñar, te haya pasado lo que te haya pasado.

Anuncios

¿Y a ti también te han despedido?

Hace unos días han despedido del trabajo a un colega y aunque esperado, no ha dejado de ser como resulta siempre, traúmatico y doloroso. Todos los que tenemos una cierta experiencia hemos vivido una experiencia de este tipo y aunque la vivimos según nuestras circunstancias del momento, más o menos hemos pasado por lo mismo.

DIA 0: Lo primero que sentimos es un shock, una reacción de incredulidad, ¿esto no me puede estar pasando a mi? Mientras el jefe de turno habla, se excusa y trata con buenas palabras de explicar los motivos por los cuales ya no aportamos valor a la organización, al despedido se le pasa por su mente todo lo que ha dado por esta empresa, las horas robadas a la familia por acabar un trabajo, el stress y los agobios; en fin, lo mucho que ha dado y el poco reconocimiento que ha recibido. Al final, una sensación agria de que se ha dado la piel, la propia vida y así, como por arte de magia uno ya no forma parte. Y sentimos rabia y enfado.

DIA 1: Llega el vacío, la falta de algo que hasta ahora ha ocupado mucho tiempo en tu vida. La sensación de que una parte de ti se ha quedado en aquella mesa, en aquel despacho, en aquella empresa. Y ahora sentimos tristeza y sobre todo, miedo. ¿Qué vamos a hacer a partir del hoy? Y confieso que en una vez quise ser invisible e ir al trabajo y ver con mis propios ojos como continuaba la vida sin mi. Menos más que todavía no tenía super poderes!

Este día 1 es vital, es irrepetible, es el primer día de una nueva vida profesional que tiene todas las posibilidades de ser lo mejor que te ha pasado en la vida! Si ya te pasó este día 1, no te preocupes, todavía estas a tiempo de trabajar por tu futuro, por conseguir el trabajo que te haga feliz.

NO TIENES QUE HACER EL PROCESO SOLO

Si sigues mi blog y me permites, te acompañaré en tu camino hacia tu próximo trabajo. Aquel con el ahora sueñas y mañana disfrutarás. Visualizaras este trabajo, aprenderás herramientas que te facilitarán la consecución de tu objetivo, te acompañare en la parte emocional y al final, el puesto deseado. Y merecido, por supuesto.