Verdades que no te han dicho sobre la búsqueda de empleo

Admitámoslo, no estamos viviendo una época de cambios, sino  un cambio de época. No hay marcha atrás. El tiempo que pasó y soñamos no va a volver. Sólo tenemos que mirar a nuestro alrededor para comprobar que todo es diferente a como solía ser. Además, la velocidad con la que está ocurriendo el cambio y las múltiples dimensiones afectadas, tecnología, sociocultural  y económica, acrecientan las sensaciones de  incertidumbre, inestabilidad, desorientación, inseguridad, perplejidad… miedo.

1420173935audcj

¿Y este cambio cómo nos afecta a las personas? Hay muchos que exclaman como aquel inválido en su silla de ruedas en la cuesta hacia la basílica de Lourdes “Virgencita, virgencita que me quede como estoy“; pero la verdad es que esto es un imposible en el mundo en que vivimos. Más pronto que tarde a todos nos toca cambios y algunos tan dramático como es la pérdida de un empleo. Así, de un día para otro hay que ponerse a buscar un nuevo empleo.

Y ahí va la primera verdad sobre la nueva búsqueda de empleo en los tiempos en que vivimos: las técnicas más exitosas de hace unos años ya no funcionan, o al menos como antes. Si se me permite un símil, es como si vamos a una gran ciudad de visita y recordamos que teníamos un amigo allí y pensamos que podríamos vernos y pasar un rato agradable y nos disponemos a consultar un listín de teléfono. Como no le encontramos, deducimos que ya no vive allí. Estamos equivocados, simplemente nuestro amigo pertenece al 10% de familias españolas que han prescindido de línea fija y sólo utiliza móvil. Hemos elegido un método anticuado de buscarle y hemos supuesto que no está. En la búsqueda del empleo hay nuevos métodos que tenemos que aplicar para elevar nuestro índice de éxito. Si o si.

¿Y cuáles son estos métodos que ya no son tan buenos? El primero, el envío masivo e indiscriminado de CV. Mandar Cv a ciegas a todos sitios tiene un porcentaje de éxito muy bajito, en torno al 7%. Todos los días llegan cientos de candidaturas espontáneas a las empresas y la gran mayoría de ellas no se leerán o como mucho tendrán dos minutos de “gloria“. Y si a esto le unimos que muchos de estos CV no especifican el puesto deseado, esto es, le vale cualquier puesto, el porcentaje de éxito puede bajar al 2-3%.

Una colega me comentaba hace unos días que siempre le había funcionando apuntarse a las ofertas de empleo de Internet y, ahora no lograba encontrar empleo con este método. Oferta que se apuntaba, oferta que era rechazada o peor, no pasaba nada… nunca. Y, es que éste es otro método que ya no tiene tanto índice de éxito. Internet puede ser un sitio fantástico para facilitar que un empleador y alguien que busca empleo se encuentren, de un manera que hace veinte años era impensable pero esto está cambiando últimamente. Cómo desmotiva cuando te apuntas a una oferta y te informa que hay ¡200 personas! que optan por el puesto. Por desgracia a pesar de que hay historias de éxitos, este sistema no funciona para un enorme porcentaje de personas.

Pero hay métodos que si funcionan y, ahora más. Uno de los principales: poner a funcionar la networking-los contactos. Hacer a nuestros conocidos una sencilla pregunta: ¿sabes de una vacante en la empresa que trabajas o en otro sitio? Algunos estudios apuntan que “dando voces” entre la familia y conocidos tienes cinco  veces más probabilidades de encontrar empleo que enviando CV.

Finalmente, un método “novedoso” que no te sonará a técnica para búsqueda de empleo, y que consiste en hacer mucho trabajo interior antes de salir a buscar empleo. El objetivo: entender mejor quién eres, lo que puedes ofrecer a la empresa potencial, el tipo de trabajo que te apasiona, el plan de “ataque” y, en fin, qué sentido quieres darle a tu vida.  En el siguiente post veremos los cinco motivos por lo cuales con este peculiar método 85 personas de 100 pueden encontrar empleo de una forma más exitosa.  ¿Qué te dice esto a ti?

Anuncios

Las 5 cosas que no pueden faltar en tu Currículum Vitae

Destacado

Para hacer un Currículum Vitae (CV) que sea eficaz y cumpla con la misión de su existencia, esto es, conseguir que tengas una entrevista de trabajo, lo debes concebir como un proyecto en si mismo. El CV debe ser el resultado de una elaboración concienzuda por parte del profesional y, dependerá siempre si estás buscando empleo por primera vez, si estás en activo y pretendes dar un giro a tu trayectoria profesional o si tras muchos años de experiencia te has quedado sin empleo.

No es necesario seguir un formato preestablecido, siempre y cuando se consiga dar una idea rápida de los conocimientos, la experiencia y las habilidades que te hacen apto para el puesto. También es muy importante presentar la información con claridad, con una estructura homogénea y facilitar al máximo la comprensión. Si decides optar por una presentación novedosa, por el formato, estilo, etcétera, debes asegurarte de que tu CV destaca de forma positiva.

Existen diferencias claras entre un CV de un recién licenciado y un profesional con veinte años de experiencia pero siempre hay puntos en común que no pueden faltar:

  1. Comenzar definiendo los objetivos profesionales. De forma clara y concisa definir la propia misión profesional y dónde quiere trabajar. Responder a la cuestión de quién soy profesionalmente y qué busco. La persona que lea tu CV debe saber a qué puesto optas, cosa que lamentablemente no ocurre muchas veces.
  2. Destacar, después, las habilidades y competencias profesionales, tipo capacidad de dirigir y/o trabajar en equipo, liderazgo, orientación a la calidad o al resultado, resiliencia, etcétera. Deberás aportar ejemplos de logros conseguidos en estas competencias.  Hay todo un trabajo de introspección para identificar las tres competencias dónde destaca uno. Mi recomendación es identificar un total de cinco y, dependiendo del puesto se incluya unas u otras.
  3. Poner la experiencia laboral  indicando las fechas asociadas a cada empleo. Detallar funciones y otros indicadores que puedan resultar importantes como el la actividad de la compañía, sector en el que opera, facturación, número de colaboradores, etc.
  4. Formación incluyendo sólo los cursos relevantes para el puesto al que se opta.
  5. Idiomas y uso de programas informáticos. La principal recomendación es ser sincero y nunca poner idiomas en los que no seas capaz de comunicarte. Lo mismo para los programas. No vale poner programas que usaste por última vez hace veinte años.

Respecto a la conveniencia o no de incluir fotografía, los expertos coinciden en que no es imprescindible pero mi consejo es que la incluyas. Facilita el trabajo del entrevistador, aporta una primera razón de “enganche” del perfil y sé de muchos casos que la primera criba de Cvs es si tienen o no fotografía. Eso sí, deber ser una fotografía tamaño carnet y profesional.

La carta de presentación en muchos casos es considerada por muchos un documento de cortesía y no un documento que aporte valor añadido. Yo te digo que es un error no incluirla, la carta se convierte en una oportunidad única para hacer llegar un mensaje personal y directo al entrevistador. Eso sí, hay que trabajarla y convertirla en el mensaje motivacional hacia el puesto. En un post posterior veremos cómo hacer la carta que te abrirá los despachos de los reclutadores.

Finalmente, otro elemento raro en España pero que en otros países como Alemania es absolutamente imprescindible: la carta de recomendación o certificado de trabajo. Sé que en Alemania ningún trabajador abandona una empresa sin su carta en la que se indica el tiempo trabajado, las funciones que ha desarrollado y el valor que ha aportado a la compañía. Mi recomendación es que en cada compañía solicites este certificado y lo envíes con tu currículum por dos razones. La primera porque aportas una opinión objetiva sobre tu experiencia y tu valía y, segundo porque al ser raro en España te aseguro que destacarás de forma positiva.

Hacer un CV eficaz es el primer paso hacia el trabajo deseado y merece la pena invertir tiempo y a veces, dinero. No te conformes con una hoja mediocre que no te vende como mereces. Te invito a leer tu currículum y preguntarte ¿cómo este documento me describe profesionalmente? ¿cómo podría ser mejorado para aportar una visión más positiva de mi carrera profesional? … Y no dudes de acudir a un experto que te ayude a mejorar esta herramienta clave en la búsqueda de empleo. Merece la pena.

Espero vuestros comentarios sobre vuestra experiencia con el CV y, qué otros aspectos del currículum os interesaría que tratara en próximos posts.