Cómo encontrar la esperanza

¿Cómo de satisfecho te encuentras con el desarrollo de tu vida profesional? ¿Muy satisfecho?, pues enhorabuena porque en algún estudio leí que sólo un 30% de los empleados por cuenta ajena están satisfechos en sus trabajos.  Así que, si te encuentras entre el 70% restante, estás como la mayoría, poco o nada satisfecho con su vida laboral. Igual te encuentras atrapado en un trabajo por el “clic, clic de la caja a fin de mes“, igual trabajas en algo que no te apasionada o tal vez ni siquiera puedas trabajar…

Me gustaría lanzarte un mensaje muy importante: Mientras conserves la esperanza, estarás bien.

Podemos definir esperanza como la confianza en lograr una cosa o de que se realice algo que se desea. Me gusta también la definición de Wikipedia, “la esperanza es un estado de ánimo optimista basado en la expectativa de un resultado favorable relacionado con eventos o circunstancias de la propia vida o del mundo en su conjunto“.

esperanza

¿Y cómo se puede conseguir encontrar y mantener la esperanza en la vida? Me gustaría compartir cuatro claves. Estas claves son generales y  pueden aplicarse a la vida en general pero hoy me voy a centrar en la tarea de encontrar/mantener la esperanza en la vida profesional.

1.- Asegurarse siempre dos alternativas.  Alguien me dijo que la llave de la felicidad es poder elegir, pues en este sentido:

  • No deberíamos orientarnos a una sola profesión, sino al menos a dos.
  • No deberíamos tener una sola manera de describirnos, sino al menos dos.
  • No deberíamos tener un sólo Curriculum, sino al menos dos.
  • No deberíamos elegir un lugar donde trabajar, sino al menos dos.

Puede seguir con la lista y hacerla tan larga como desees.

Tener un sólo plan, una sola opción es la receta más segura para fracasar. Aprende esta receta: “Para no perder nunca la esperanza, asegúrate de no poner todos los huevos en la misma cesta” … Esto es válido para cualquier situación.

2.- Siempre hay algo, por pequeño que sea, que está bajo control de uno mismo. En cualquier situación y aunque uno se siente a merced de unas “poderosas fuerzas externas”, siempre se puede encontrar algo que depende de uno mismo y por dónde empezar a trabajar.  Sorprende, pero a veces pequeños cambios pueden cambiar el conjunto.

3.- Nada de lo que sucede es absurdo y carente de sentido. Se realizó un estudio en un hospital de Nueva York sobre ¿por qué hay enfermos que se curan antes que otros? ¿qué les diferencia? ¿el estado físico? ¿el nivel de optimismo? ¿los hábitos, la dieta o el historial familiar?  Nada de eso. Se curaban antes los que creían que todo tenía un significado, aunque ellos no supieran cuál era ese significado en este momento.

Puede que no le vea el sentido a lo que le ocurre en el momento presente pero en el conjunto de su vida seguro que tendrá un sentido. No estaría mal decirse a uno mismo “Este momento de mi vida tiene un significado, aunque ahora no sepa cuál es“.

4.- No prestar atención a las estadísticas y noticias que desaniman, que son pesimistas. Las alternativas dan la esperanza y las estadísticas la quitan. Hay millones de parados, aplicas a un puesto y se presentan dos mil pero piensa, realmente tú sólo necesitas un puesto entre los miles que se ofertan cada día.

Anuncios