¡Mi reino por un contrato indefinido!

La semana pasada tuve ocasión de conocer, en el inicio del Máster de Recursos Humanos de la Universidad de Alicante del cual tengo la suerte de forma parte, a una alumna que me contó cómo para pode…

Origen: ¡Mi reino por un contrato indefinido!

Anuncios

El primer día de mi nuevo trabajo: 5 lecciones para triunfar

Hoy en día sigue siendo motivo de alegría que un amigo o antiguo compañero sin empleo te comunique que empieza en un nuevo trabajo. Y, tras la felicitación, la preocupación propia de hacerlo bien; vamos,  no “cagarla” con perdón, el primer día. Según algunas encuestas realizadas hay un 67% de personas que temen más al primer día que a la entrevista de selección para el susodicho puesto. Y no es en vano esta preocupación, primer día en un trabajo sólo hay uno y la imagen que se proyecte durante ese día será fundamental para nuestro futuro en la empresa. Es más, la impresión que causemos a jefes y nuevos compañeros vendrá muy condicionada por los dos primeros segundos de contacto, según explica Bert Decker, en su libro “You’ve got to be believed to be heard” y estos dos segundos serán casi enteramente visuales: cómo se nos ve, sin abrir la boca. Una primera impresión negativa, costará tiempo y esfuerzo cambiar.

Resultado de imagen de primer dia de trabajo

LECCIÓN 1: El primer día de tu nuevo trabajo aparece, por supuesto, puntal y vestido profesionalmente,  en consonancia con la cultura de vestir de la empresa donde entras.

Hemos nacido con dos ojos, dos orejas y una boca y con esta proporcionalidad debemos actuar en el primer día. Observar todo, escuchar muy atentamente y hablar lo justo. No es el momento de discursos y comentarios para el recién llegado; más bien se trata de tomar nota de lo que nos van explicando y quedarse con todos los nombres y cargos. Lo que sí causa buena impresión es que preguntemos todo aquello que nos llame la atención o necesitemos más detalle. Ten preparada una lista de preguntas; pero ¡ojo! intenta hacer preguntas abiertas usando ¿Cómo? ¿Qué? ¿Cuándo? ¿Para qué?, son muchos menos arriesgadas y poderosas que las preguntas cerradas (que se responden con No/Si)

LECCIÓN 2: Llévate un cuaderno / agenda y toma nota de todas explicaciones, resume los contenidos de los encuentros profesionales que tengas ese día. Y sobre todo, apunta quién es quién en tu nueva empresa. 

Nadie, ni tu jefe, director general ni presidente espera que tomes decisiones trascendentales el primer día de trabajo. Sin importar el tamaño de la compañía donde te incorporas seguro que existen normas a la hora de tomar decisiones. Acertar en el modo en que se toman las decisiones es fundamental para tu éxito en la empresa, observa y pregunta a este respecto. El primer día es el momento de recopilar información tanto formal como de la organización informal… “cómo se hacen las cosas en esta empresa”

LECCIÓN 3: Empieza poniendo atención a los comportamientos, las normas, las relaciones profesionales y personales a través del cual el trabajo se lleva a cabo en la organización. 

Lo más seguro es que tengas que explicar a tus nuevos colegas a qué te has dedicado profesionalmente antes y, tal vez lo que harás en tu nuevo trabajo. En este punto busca la brevedad, sé conciso y humilde. El periodo de selección ya pasó y a nadie le interesa un extenso repaso a tu trayectoria profesional, al menos el primer día de tu nuevo trabajo.

LECCIÓN 4: Prepara una explicación de 1 minuto sobre quién eres, qué has hecho profesionalmente antes de este trabajo y para qué se te ha contratado. 

Después del esfuerzo agotador de la búsqueda de trabajo, de las semanas y días de nervios en el proceso de selección, el primer día de trabajo es la culminación de un proyecto que merece ser vivido con atención plena, poniendo un estado mental de presencia en cada una de las experiencias del día, disfrutando de cada una de las interacciones, sonriendo ante cada presentación, dando un apretón de manos y manifestando lo encantado que estás de ser parte de la empresa.

LECCIÓN 5: Relájate, disfruta cada minuto, muestra tu mejor cara y pon toda tu atención en el nuevo trabajo. 

Lo más importante es ser tú mismo, actuar con naturalidad y profesionalidad. Dar lo mejor de ti y cerrar el día dando las gracias a todos por su recibimiento. Una vez en casa, es recomendable repasar tus notas de trabajo, identificar todo aquello con lo que estás satisfecho y aquellas otras que te gustaría mejorar al día siguiente, que para ti y durante un tiempo debería ser otra vez como el primer día de trabajo.

Desde aquí me gustaría desear todo el éxito del mundo a quien comienza la aventura de un nuevo trabajo y, en especial a mi amigo Arcadio, esperando que le sea útil este puñado de consejos.

Suerte!