Los 7 hábitos altamente eficaces en tu búsqueda de empleo

Destacado

Básicamente nuestros comportamientos están determinados por nuestros hábitos. Es por ello que los hábitos que tenemos son un factor muy importantes en nuestras vidas. La mayor parte de nuestra existencia vamos cabalgando a lomos de esos hábitos que hemos construido día a día, pasito a pasito; empapados de rutinas que, confesémoslo, son el padrenuestro de cada día.

“Los hábitos son como hebras. Si día tras día las trenzamos en una cuerda, pronto resultará irrompible”. (Horace Mann)

Pero a la vez, la mayoría de nosotros queremos que la vida cambie, protestamos para que el gobierno no nos perjudique, deseamos que la pareja nos comprenda más, anhelamos que los hijos nos obedezcan, rezamos para que los jefes nos traten mejor o soñamos con encontrar el trabajo que nos satisfaga.

Muchas veces no nos gusta la situación que vivimos y no nos damos cuenta que si queremos que la realidad  cambie, tenemos que cambiar nuestros actuales hábitos. Romper el trenzado de hábitos de toda una vida NO es imposible pero tampoco es fácil  y sencillo.

Si te encuentras en búsqueda activa de empleo o, simplemente quieres cambiar de trabajo conviene que hagas un ejercicio de introspección, un trabajo contigo mismo. Yo te propongo utilizar la técnica de los “7 hábitos de la gente altamente efectiva” de Stephen Covey:

  1. El hábito de la proactividad nos proporciona la libertad de escoger la respuesta ante los acontecimientos. Todos los que hemos buscado empleo sabemos que nos llueven negativas, decepciones, etc. Se trata de ser perseverantes, activos en la búsqueda y cuando nos den una negativa, mirar el suceso con las “gafas de positividad“.  Una buena pregunta a uno mismo podría ser ¿Para qué ha sucedido esto?” y escribir todo aquello que nos proporciona de positivo esa negativa. ¡Funciona!
  2. Comenzar con un fin en mente hace posible que nuestra búsqueda tenga razón de ser, pues la creación de una visión de lo que queremos lograr permite que nuestras acciones estén dirigidas a lo que verdaderamente queremos que sea nuestra vida profesional. Recomiendo hacerlo por escrito,  con todo detalle y releerlo si se puede cada día, retocarlo si es necesario e imaginarlo. La guinda del pastel sería si fueras capaz de escribir las emociones que sentirías/sentirás si logras ese trabajo que buscas. Pregunta ¿Cómo quieres que sea tu vida profesional en …..seis meses, un año, dos años?.
  3. Poner primero, lo primero nos permite liberarnos de la tiranía de lo urgente para dedicar tiempo a las actividades que en verdad aportan valor a nuestra búsqueda. Es la disciplina de llevar a cabo lo importante, lo cual nos permite convertir en realidad la visión que forjamos en el hábito anterior. Mi recomendación: llevar un cuaderno, un diario de la búsqueda en donde además del objetivo, se vaya anotando las etapas, los planes de acción, el autofeedback después de las entrevistas, etc. Pregunta: ¿Qué es lo que aporta valor a mi búsqueda?
  4. Pensar en Ganar-Ganar nos permite desarrollar una mentalidad de abundancia mental y material, pues nos cuestiona la premisa de la escasez de los recursos en la vida y, por tanto en los trabajos también. Ahí fuera hay un puesto de trabajo, un escenario profesional esperándote o, quizás dos o tres… Adentrarse en el mundo de las AFIRMACIONES POSITIVAS es una manera de crear esa prosperidad que anhelas.
  5. Buscar entender primero y ser entendido después es la esencia del respeto a los demás. La necesidad que tenemos de encontrar un trabajo nos puede llevar a ponernos en lugar de una pobre víctima de las circunstancias; achacar nuestros males a las empresas, al gobierno, al mundo,…. Trabajar una nueva mirada y hacerse responsable de la situación y, desde ahí. actuar con la plena conciencia de que todavía podemos aportar un valor al mundo y que cuanto antes consiga un trabajo, el mundo se va a beneficiar antes de nuestros dones y habilidades.
  6. Sinergizar es el resultado de cultivar la habilidad y la actitud de valorar la diversidad y la innovación. Abrir nuestra mente a la creatividad e imaginar otros posibles trabajos que en los que también seremos felices es un ejercicio sencillo pero que muy pocos se plantean, empeñados en insistir su búsqueda en su “profesión de toda vida”. Pregunta: Además de mi profesión, ¿qué otras actividades me puedo dedicar?
  7. Afilar la sierra consiste en tomar tiempo para parar un momento y pensar en cómo mejorar y en cómo vivir mejor. Supone la capacidad personal de renovar las cuatro dimensiones de la naturaleza humana: la física, la espiritual, la mental y la  emocional. Por tanto, esto supone:
    1. Darnos tiempo para cuidar nuestro cuerpo (descansar, comer adecuadamente, hacer ejercicio,…).
    2. Reflexionar sobre nuestros motivos y proporcionarnos liderazgo en nuestra propia vida, comprometiéndonos con nuestros valores, para llevar a una comprensión profunda de nuestro propósito de vida, a la vez que experimentar sensación de paz, independiente de lo que estemos viviendo.
    3. Cuidar nuestro equilibrio mental hablándonos con comprensión, con amor; trabajando el PENSAMIENTO POSITIVO cada día, cada hora, cada minuto.
    4. Gestionar nuestras emociones. Reconocerlas en cuanto aparezcan, permitirnos sentirlas para transitarlas. Darnos cuenta de nuestro estado de ánimo es el primer paso para cambiar a otro que más nos favorezca.

Seguir esta guía no te puede asegurar que mañana tengas el trabajo de tu vida pero, sin duda, te habrá acercado un paso hacia él. Recuerda que hay opciones para no hacer este camino solo y la ayuda especializada puede acortar tu tránsito. ¡Mucha fuerza!.

Anuncios

Si buscas empleo, haz los deberes sobre ti mismo

Como responsable de Recursos Humanos recibo cientos de CVs de personas que buscan un empleo… cualquier empleo. Y además, es que lo dicen, pueden trabajar en cualquier puesto de la empresa, que tienen ganas y una necesidad imperiosa de trabajar. No se dan cuenta que este “sirvo para todo” no funciona de cara a venderse en una empresa que, generalmente busca al trabajador especializado,  al que vende un producto muy específico y que aporta valor allí donde la empresa lo está necesitando.

Por ello, en el post anterior hablaba de hacer los deberes sobre uno mismo. El objetivo es entender mejor quién eres, lo que puedes ofrecer  al mercado laboral, el tipo de trabajo que se ajustaría a tu perfil, e incluso el sentido que quieres darle a tu vida.

colors-680616_1920

Pero ¿por qué funciona este trabajo previo de auto-conocimiento? Cinco son las razones:

  1. Cuando se realiza este ejercicio uno  aprende a describirse de formas distintas, alternativas. Lo que vale para acercarse a distintos empleadores.  Mediante la práctica laboral actual y usual en nuestro país casi la totalidad de los profesionales se van preparando, especializando para un sólo tipo de trabajo, un sólo puesto, un sólo mercado. Y esto es una gran limitación a la hora de una recolocación, se tiene la creencia que sólo se sirve para aquellas tareas que se han estado ejecutando en los últimos tiempos.   Si uno se propone este ejercicio de introspección y descubre habilidades ocultas, olvidadas, dormidas, nuevas, en definitiva, uno deja de identificarse con una sola etiqueta laboral . Y, esto ayuda y mucho.  Conciénciate:  no eres “un administrativo” “un contable” “un informático” etc.  Eres una persona que tiene estas habilidades y que puedes tener otras, si te lo propones.
  2. Si uno se trabaja internamente, será mucho capaz de determinar lo que busca exactamente. Si se puede cambiar el diálogo de “estoy sin trabajo y si saben de algo me dicen” a esto otro “quiero un trabajo que implique tareas de gestión contable en una empresa turística“. Esto facilita muy mucho la labor de búsqueda.
  3. Cuando uno ha terminado el trabajo interior y dispone de un “plan de ataque”, la energía y motivación para la búsqueda es mucho mayor que si no se ha hecho este trabajo previo.
  4. Con los deberes hecho no se tiene que esperar a que una empresa publique una vacante. Se pueden elegir las empresas en las que a uno le gustaría trabajar y dirigirse a ellos con el “plan de ataque” (buscando una persona intermedia entre uno mismo y esta organización) sin tener en cuenta si tienen o no la vacante. Las oportunidades se crean.
  5. Y, por último, si hay que competir con otros candidatos. Imagina que tienen el mismo nivel de conocimientos y experiencia para conseguir el puesto deseado. El estudio interior realizado dará la oportunidad de describirse a uno mismo, que le hace a uno especial, que puede aportar. El mayor auto-conocimiento de nuestro producto de venta aumentará las posibilidades que lo compren.

nectarine-1074997_1280

Espero que estas cinco razones te convenzan para iniciar este viaje de auto-conocimiento. Las ventajas de hacerlo son muchas pero también hay que ser consciente de que el proceso no es mágico, es un camino que puede ser duro, se descubrirán cosas que tal vez no gusten pero, una cosa es segura, se ganará en madurez profesional y humana. Y aún así, puede que el trabajo deseado tarde un poco más de lo que nos gustaría.  A  veces pienso que la búsqueda de empleo es misteriosa. Muchas veces no entenderemos por qué unas cosas funcionan y otras no.